El barrio de San Bartolomé, donde se ubica el caserío Amunategi, conserva en la actualidad la tipología de la campiña vasca, rodeada de encinares cantábricos y distintas repoblaciones de especies foráneas y autóctonas que lo protegen de los fríos del Norte.

El uso tradicional del territorio, ha dejado su huella en caseríos centenarios, paredes de piedra que enmarcan la red de caminos rurales, caleros, usos ancestrales del encinar y muy especialmente los soportes de piedra para las parras de vid que rodean al caserío Amunategi, y que se están reconstruyendo para recuperar su antiguo uso en colaboración con el Ayuntamiento de Busturia, en su política de conservación y restauración de los caminos antiguos del municipio.

mini-vistas desde Vistalegre (2)
mini-_JV_0204
mini-vistas desde Vistalegre (5)
mini-_JV20295


Los caminos que partiendo desde la pequeña plaza de San Bartolomé ( Angizkozelai), son el inicio de rutas naturalísticas y ecológicas, que se están promocionando desde el cercano Centro de la Biodiversidad de Euskadi, situado en la Torre Madariaga del mismo barrio. Dentro de estos itinerarios, los parrales, los viñedos y la bodega, constituyen recursos culturales complementarios a los propiamente naturalísticos y paisajísticos, que ofrece la diversidad de ambientes a los que se accede a lo largo del antiguo camino real hacia Bermeo.